“¿Cómo de resistente es mi vehículo ARI?»

Muchos de nuestros clientes nos preguntan sobre la durabilidad y fiabilidad de los vehículos, sobre los costes que sus reparaciones conllevan. Si es frecuente que el vehículo se estropee y haya que llevarlo a un mecánico. Pues lo cierto es que un vehículo eléctrico suele visitar menos el taller que los vehículos de combustión. Esto se debe a que las piezas más problemáticas que tienen los vehículos de combustión no está presentes en los vehículos eléctricos. Así que los gastos en reparaciones y visitas al taller son menores.

Por un lado, el motor de un vehículo eléctrico es mucho más sencillo que el de los vehículos de combustión interna. Piezas como la correa trapezoidal, la correa de distribución o las bujías, que hay que cambiar a menudo y también pueden provocar grandes daños en el motor, no están presentes. Tampoco hay que cambiar el aceite. Todo esto hace las inspecciones más cortas, las visitas al taller menos frecuentes y reduce las probabilidades de fallo.

Además, el tren motriz, incluida la caja de cambio, es más sencillo ya que la energía va directamente del motor al chasis. Esto significa que piezas, como el embrague, que están sometidas a fuertes carga y también pueden ocasionar problemas o desgastarse, no están en los vehículos eléctricos. Tampoco es necesario cambiar el aceite de la transmisión.

El no emitir gases contaminantes es una de las mayores ventajas de un vehículo eléctrico. Pues además de respetar el medio ambiente tiene otras ventajas. Al no tener tubo de escape, no hay riesgo de tener problemas de óxido o contacto con el suelo al conducir. También los catalizadores suelen causar problemas en los vehículos de combustión y son muy costosos de reparar. Esta pieza no se encuentra en los vehículos eléctricos, con lo cual es un riesgo que nos ahorramos.

Todas estas piezas hacen que las revisiones de nuestros vehículos sean más largas y por lo cual también más costosas. Eso sin añadir que haya que arreglar o cambiar algunas de estas partes. Estas revisiones se pueden realizar en cualquier taller. Las partes básicas del vehículo son las mismas que las de cualquier otro tipo de vehículo, y el diagrama de cableado de lo podemos suministrar nosotros, junto con las instrucciones de la reparación, si fuera necesario.

Por supuesto, el desgaste de cualquier vehículo depende del estilo de conducción. Conducir de manera económica y precavida no sólo reduce el consumo del vehículo, sino que también el desgaste de los frenos, el mecanismo y los neumáticos. Para el mantenimiento de la batería se recomienda usar la función de carga rápida solo cuando sea necesaria, ya que la carga normal con corriente alterna es menos dañina para la unidad de almacenamiento de energía.

Si tiene alguna duda sobre la revisión de su vehículo ARI Motors, no dude en escribirnos a: hola@ari-motors.com

¡Configure ahora su vehículo ARI y reciba su presupuesto sin compromiso!